Gato en depresión....¡sos!

Hace unas semanas mi gata Rosemary (una de mis mejores amigas) se enfermó gravemente de pancreatitis.
Gracias a mi súper veterinario salió adelante, pero un largo camino estaba por andar cuando ella regresó a mi casa ya que aparte de la tarea casi imposible de administrarle sus medicamentos tenía que hacerla comer y tomar agua cada ciertas horas para que no volviera a empeorar.

RoseMary la reina

RoseMary la reina

Fue  fácil darme cuenta de que no era la misma, no solo sufría físicamente, estaba triste y decaída, estaba pasando por una fuerte depresión.
Ella nunca había estado internada ni había pasado tantos días fuera de su hogar, esta experiencia la traumó severamente.
Fue algo nuevo para mí y ¡No tenía ni idea de cómo ayudarla!.

Decidí investigar sobre este tema y me impresionó darme cuenta de que la depresión es cada día más común en nuestros amados gatos.

cat-2306705_640.jpg

¿Qué deprime a un gato?
Las causas pueden ser varias:
Los gatos son seres con un poder sensorial extra que les permite percibir fácilmente nuestros estados de ánimo y el entorno en donde viven.
Si estamos pasando por una mala racha que nos tiene de mal humor constante o con demasiado estrés afectará su estado de ánimo.

La muerte de algún miembro de la familia (humano o peludo). Si estaba acostumbrado a la compañía y repentinamente tiene una vida solitaria será difícil acostumbrarse a la soledad.
Ellos viven y pasan por el duelo también y algunas veces tardar meses en salir adelante.

Cambios drásticos en sus rutinas o estilo de vida.
Los gatos son animales que aman la rutina, mudanzas o incluso decoración nueva pueden afectarlos.

Celos por la llegada de un nuevo ser al que le prestan más atención y provoca que se sienta desplazado.

kitten-71706_640.jpg

¿Cómo sé que mi gato está deprimido?
Esta pregunta es difícil de responder. Cuando los humanos nos sentimos tristes dormimos en exceso, por lo que es fácil saber que algo no anda bien si no asistimos a trabajar o a la escuela por estar largos periodos metidos en la cama.
Debemos de descartar este síntoma ya que ellos duermen ¡18 horas!

Lo que si puedes observar fácilmente:
-Pérdida de apetito.
-Deja de maullar (recuerda que los maullidos los utilizan para comunicarse con nosotros).
-Cambios de ánimo extremos.
-Deja de ser social, se queja todo el tiempo.
-Deja de asearse.
-¿Te has fijado en su caja de arena?
Algunas veces comienzan a hacer sus necesidades afuera del arenero o incluso en otros lados de la casa.

cat-3038251_640.jpg

Ayudarlo a salir de este mal momento es cuestión de paciencia y tiempo.
No le exijas que vuelva a ser el mismo de la noche a la mañana.

Un consejo muy personal y que me funcionó bien con mi gata Rosemary fue tratar de que tuviera su rutina diaria lo más normal posible.
Ella estaba medicada y con dieta especial, así que no tenía humor de nada, pero la sacaba a que le diera el sol.
La cepillaba diario (le encanta) y veía que estuviera limpia y guapa, ¡Levantar el ego funciona de maravilla!.
También me daba la tarea de acompañarla cuando comía, creo que esto fue de las acciones que más le ayudaron, la acariciaba y poco a poco comenzó a recuperar el apetito (hoy come hasta más que antes de enfermarse y se ve muy muy bien).

rm2.jpg

Otros tips para ayudar a subir su ánimo y sobre todo que se sienta cuidado y amado por su familia:
-Juega con el 30 min al día, busca juguetes que lo obliguen a moverse como pelotas o cañas. Debe de hacer ejercicio y estirar sus músculos.
-Juguetes con catnip. Yo recomiendo esto en vez de que le des la hierba suelta ya que en estos momentos su carácter es un tanto impredecible y si te excedes con la cantidad puede que se ponga demasiado eufórico.
-Las flores de Bach pueden funcionar de maravilla.
-Si la depresión es por la pérdida de otra mascota, piensa si es una posibilidad traer en un futuro a un nuevo amigo para él.
-Asegúrate que reciba luz solar, y si vives en un departamento o un espacio sin jardín, deja ventanas abiertas para que pueda disfrutar el clima.
-Si vas a salir de tu casa por varias horas deja juguetes para que se entretenga o incluso el radio prendido.
-¡Amor, amor  y más amor!  dile palabras bonitas y cariñosas.
-Si caza algo para ti, en vez de regañarlo dale las gracias, hazlo sentir necesitado (aunque por dentro quieras huir de la escena).

bañar_a_un_gato-830x561.jpg

Si con estos consejos no comienzas a ver cambios en su comportamiento, acude con tu veterinario para que revise su salud.
Los gatos son expertos en ocultar enfermedades.

Los tratamientos antidepresivos son solo para acasos extremos, pero no está por demás saber cuáles son las opciones que tienes para su bienestar.
Existen medicamentos para ellos y posiblemente un tratamiento será la solución.

La depresión en gatos SI EXISTE y al igual que para nosotros es una cuestión de salud y calidad de vida.
Ellos son fuente de buena energía y compañía, es el momento para agradecerles y corresponderles todo el apoyo físico y moral que nos dan en días malos.

Recuerda que para un gato nosotros somos su familia y responsables de ellos.
No los dejemos abajo en estos duros momentos.

¡Abur!

pupukat-desodorante-para-gatos.jpg